Quiero una ducha

Se coloca el grupo en dos filas enfrentadas con una distancia entre ellas de algo menos de un metro. La persona que está en uno de los extremos elige qué tipo de ducha quiere que le den y va pasando entre las dos filas y los compañeros con la punta de los dedos tienen que cumplir su deseo. Cuando llega al final, se coloca en la fila y sale el siguiente. Cada uno puede pedir el tipo de ducha que quiera: enérgica, tierna, furiosa, suave, juguetona, etc.