Vamos con los coros.

Este ejercicio nos puede facilitar la creación de escenas corales. La propuesta es que todos los participantes escriban su propio texto y luego se intente hacer una "puesta en escena". Para utilizarlo en un montaje necesitará ser pulido y fijado el texto.

1. Establecemos quiénes son los protagonistas del coro: niños perdidos en un bosque, adolescentes solidarios, "ninis", parados, padres/ madres exigentes, mujeres maltratadas... Elegimos uno que nos venga bien para nuestros objetivos.

2. Pedimos a cada uno de los participantes que, dentro del grupo elegido, ellos decidan quién es su personaje: P. ej. Si hemos elegido el grupo de adolescentes solidarios, uno podría elegir ser el caradura que ha entrado en el grupo para ligar, otro podría elegir ser un soñador que quiere marcharse a África... De todas formas, basta que tengan la idea que se irá perfilando cuando vayan escribiendo.

3. Empieza la escritura. El profesor va numerando y cada uno escribe lo que le parece. Aquí yo voy a poner algunas pautas aprendidas en los cursos de Sanchis Sinisterra, el profesor puede adaptar a las necesidades de su grupo. Las intervenciones casi siempre empiezan con las mismas palabras para todos los personajes:

        1. "Yo no quería venir, pero..."

        2. "No sé..." /"No sé..." / "Sé que..."

        3. "Yo tenía..."

        4. Empieza con "mi madre..." "mi abuelo..." me decía...

        5. Cuenta un secreto.

        6. "Me gustaría..."

        7. "Recuerdo cuando..."

        8. Dice cuatro verbos en infinitivo.

        9. Mi nombre... tengo... años. Explica su situación brevemente.

4. Una vez que tenemos los textos, hay que establecer la direccionalidad y la intencionalidad para la lectura.